El pueblo de Cepe está enclavado en el parque Henri Pittier, en la costa del estado Aragua, entre Chuao y Puerto Maya. Allí se llega únicamente por vía marítima, tomando una embarcación que tarda 45 minutos desde Choroní.

Es un pueblo de gente hospitalaria y alegre que vive del cultivo del cacao, el turismo y la pesca. Su playa de blancas arenas bañadas por aguas de color azul turquesa cuenta con pequeños restaurantes, kioscos, sanitarios, alquiler de sillas y toldos. El contraste entre la selva, la arena y el mar produce una mezcla de colores difícil de igualar.

La playa de Cepe se extiende a lo largo de una pequeña bahía encerrada entre dos grandes acantilados, con un pequeño río que desagua en su parte oriental y un arrecife rocoso que aflora en el extremo occidental.

La distancia entre la playa y el pueblo es de dos kilómetros. Son treinta minutos de una agradable caminata por un camino de tierra al lado del río, bajo la sombra de altos árboles, recuerdo de antiguas plantaciones de cacao. Para los observadores de aves este lugar es un verdadero paraíso.

El pueblo es un caserío pequeño, apacible, carente de calles. Muchas de sus casas lucen colores vivos. Hay una pequeña iglesia, una escuela básica, un ambulatorio y un módulo de la biblioteca con conexión a internet.

En el río hay excelentes pozos para disfrutar en familia, especialmente en los alrededores del pueblo. Aquí viven poco más de cien personas, gente amable y cordial que se dedican a la pesca, a la siembra o a la actividad turística.

La forma más fácil de llegar a Cepe es tomar un peñero o lancha desde Puerto Colombia en Choroní, también se puede hacer desde Puerto Maya o desde el muelle La Zorra ubicado en el estado Vargas. Si le gusta la aventura puede llegar a través de las montañas desde Turmero, por el sur, en caminata de día y medio aproximadamente.

 

Créditos de las Fotos: Flickr.com

A %d blogueros les gusta esto: